27 oct. 2011

LA HISTORIA DE MUAMAR GADAFI



En el Siglo XX, 18 años después de la independencia, concretamente el 1 de septiembre de 1969, la facción de izquierdas del ejército libio da un golpe de estado derrocando a la monarquía. El Coronel Gaddafi era el líder de esa facción, y el nuevo responsable del Gobierno de Libia. 
 Han pasado casi 40 años desde aquello y Gadafi o Gaddafi ambas formas son correctas- sigue en el poder. Desde entonces son muchas las cosas que han ocurrido. La primera medida del nuevo líder fue expulsar del país a los militares británicos y americanos que tenían sus bases, a los israelíes e italianos se les confiscan sus bienes ha aquellos que abandonaron Libia tras la independenciay en 1970 ocupa el puesto de primer ministro. 
 Los primeros intentos de Gadaffi era dirigidos a crear una unión de países árabes fuerte, algo que consiguió relativamente, ideas innovadoras que tuvieron también en 1970 una decisión que marcaría el futuro del país, retiró a las multinacionales del petroleo la licencia de establecer los precios del crudo, siendo Libia quien los pondría, lo que derivó en la crisis energética del petróleo de los años 70. 
 El apoyo de Libia y de Gadaffi a algunos grupos armados que recurrieron a acciones terroristas fue visto con muy malos ojos por la comunidad internacional, y EE.UU aprovechó la situación para bombardear trípoli y Bengasi en 1986, con Ronald Reagan como presidente. 
 Tres años después de aquello, en 1989, Libia se adhiere a la Unión del Magreb árabe, la UMA, en 1989, pero la sombra del terrorismo y del cobijo de este en Libia se acrecentó con los atentados de Níger y de Lockerbie en sendos vuelos, uno norteamericano y otro francés. Libia lo negó pero Reino Unido,Francia y EEUU la acusaron ante la ONU, quien decretó un bloqueo que duró hasta 2003.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEMENTES Y ASESINOS.........(RECOMENDACIONES DE PAGINAS Y BLOG)

LES RECOMIENDO LAS PAGINAS Y LOS BLOG QUE ESTAN ABAJO SON MUY BUENOS...SOLO HAY QUE HACERLE CLIC

POEMA A LA MUERTE POR PABLO NERUDA

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.

Yo veo, solo, a veces,
ataúdes a vela
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas,
con panaderos blancos como ángeles,
con niñas pensativas casadas con notarios,
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos,
el río morado,
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte,
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante

POEMA A LA MUERTE

¿Cómo llenar el vacío de esta noche?

No con lágrimas,

puesto que el exilio es voluntario,

sí con pena,

que no cabe en mi pecho el deseo.

¿Es, acaso, extraño una noche oscura?

De loco es añorar la luz ahora

y sin embargo me salgo de mí

y necesito como el adicto

la droga redentora.

Tiemblan mis labios

en tus labios ausentes,

huyes como una sombra

que no logro atrapar.

Queda mi grito en la garganta

y tu pecho cotidiano

de las manos se escapa,

tus ojos, ya cerrados,

no me hablan.

En este silencio sin tí

me pregunto:

¿Cómo llenar el vacío de esta noche?

NO SON LOS MUERTOS

No son los muertos los que en dulce calma
la paz disfrutan de su tumba fria,
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía.

No son los muertos, no los que reciben
rayos de luz en sus despojos yertos,
los que mueren con honra son los vivos,
los que viven sin honra son los muertos.

La vida no es la vida que vivimos,
la vida es el honor, es el recuerdo.
Por eso hay hombres que en el Mundo viven,
y hombres que viven en el Mundo muertos.