20 nov. 2010

ALTON COLEMAN EL MÁS BUSCADO DE LOS 80


Coleman fue un sociópata afro americano que se convirtió en uno de los asesinos seriales más buscados de la década de los ochenta. En menos de tres meses se ganó un puesto especial en la lista de los 10 más buscados del FBI. Coleman y su novia Debra viajaron por seis estados matando y robando a sus víctimas.
Alton Coleman nació el 06 de noviembre de 1955 en Waukegan, a unos 50 kilómetros de Chicago. Coleman era el cuarto de cinco hermanos, quienes fueron criados por su abuela de 73 años y su madre, quien a veces ejercía la prostitución en casa. En la escuela Coleman solía orinarse los pantalones razón que le valió el apodo de “Pissy” por parte de sus compañeros de clase. En su juventud Coleman frecuentaba con pandillas y realizaba atracos menores y otros delitos como la destrucción de la propiedad privada y provocar incendios, razón por la que su nombre era bastante habitual en la jefatura de policía de la comunidad. A partir de 1973, cuando Coleman era un adolescente de 19 años, se despertó su gran apetito sexual, fue acusado con seis cargos de crímenes sexuales que incluía a una de sus sobrinas.
Sorprendentemente Alton logró convencer a las cortes que habían atrapado al hombre equivocado, por lo que fue puesto en libertad y continuo con sus actividades delictivas.
En enero de 1974, Alton fue arrestado por raptar, robar y violar a una mujer mayor en Waukegan, pero esta vez no tuvo tanta suerte con la justicia y al declararse culpable del robo fue sentenciado de 2 a 6 años en la prisión de Joliet. Durante su condena molestaba sexualmente a otros presos y después de realizar un examen psiquiátrico se descubrió su naturaleza “pansexual”, la cual indicaba que Coleman necesitaba tener sexo constantemente sin importar la edad o el género de las personas. El registro policial de Alton creció desde 1976 a 1980 con varios cargos de crímenes sexuales hasta que en febrero de 1980, Coleman violó a una chica de Waukegan amenazándola con un cuchillo.
Dos años después Coleman era el principal sospechoso de haber violado y estrangulado a Gina Frazier, una adolescente de 15 años. Alton fue dejado en libertad bajo fianza, periodo durante el cual no se registró ningún delito de este sociópata, hasta que en 1983 conoció a Debra Denise Brown, una joven de buena familia que tras sufrir un golpe en la cabeza terminó con deficiencias mentales. Debra estaba comprometida con otro hombre cuando se conocieron, pero ella abandonó todo para huir con Alton. En las semanas siguientes la pareja mantuvo una relación similar a la de amo y esclavo, pero esto no era suficiente para Alton que en mayo de 1984 comenzó una cadena de violaciones, asesinatos y robos espaldado por su novia Debra.
Después de que Coleman fuera acusado de violar y asesinar a una joven de 14 años, hija de uno de sus amigos, Alton y Debra huyeron de Illinois para comenzar con su ola de violaciones y asesinatos a través de seis estados del medio oeste. Durante su escape Coleman decía estar protegido por espíritus de Voodoo, pero lo que verdaderamente ayudo a esta macabra pareja fue su habilidad para confundirse en las comunidades afro americanas del sector.
En Mayo de 1984 Coleman (bajo el pseudónimo de “Robert Knight”) establece amistad con Juanita Wheat, una mujer que vivía con su hija Vernita de 9 años, en Kenosha, Wisconsin. El 29 de mayo Coleman y su novia raptaron a Vernita. Su cuerpo fue descubierto el 19 de junio en un edificio abandonado ubicado a pocas manzanas del apartamento de la abuela de Alton. Los médicos forenses determinaron que la causa del deceso fue por estrangulación con una cuerda, probablemente.
El 29 de mayo, Coleman se hizo amigo de Robert Carpenter, y la pareja de delincuentes pasó la noche en la casa de su nuevo amigo. Por la mañana Coleman convenció a Robert de que le prestara su coche para ir a la tienda, Alton jamás regreso.
El 18 de Junio de 1984, Coleman y Brown aparecen en Gary (Indiana), allí se encontraron con dos niñas que caminaban a casa tras comprar golosinas. Alton les ofreció dinero a cambio de que dijesen sus direcciones, pero cuando Annie y Tamika Turks subieron al coche fueron amenazadas con un cuchillo. Coleman llevó a las niñas a una zona boscosa. Allí fueron atadas y amordazadas con partes de la camisa de Tamika, cuando los gritos de la niña de 7 años molestaron a Brown, la mujer cubrió su boca con la mano mientras Coleman aplastaba su pecho y la estrangulaba con un elástico. Annie la mayor de las niñas fue agredida sexualmente por la pareja, después de esto fue golpeada y ahorcada, pero milagrosamente la niña de 9 años sobrevivió. Sin embargo su abuela no supo sobrellevar el evento y posteriormente se quitó la vida. El cuerpo descompuesto de Tamika fue encontrado el 19 de junio.
Ese mismo día Coleman se hizo amigo de una residente de Gary, Donna Williams de 25 años, aunque no tuvo mucho tiempo de conocer al asesino pues al poco tiempo ella y su coche desaparecieran. El 11 de julio su cuerpo descompuesto fue encontrado en la ciudad de Detroit, su vehículo fue encontrado cerca de la escena del crimen a sólo cuatro manzanas de donde vivía la abuela de Coleman. Una semana después de que el cuerpo de Tamika fuera encontrado, la pareja entró en la casa de la familia Jones, quienes vivían en Dearborn Heights, Michigan. Los Jones fueron esposados y golpeados brutalmente, Alton arrancó el teléfono de la pared, robó el dinero de la familia y el coche.
En Julio de 1984, Coleman y Brown visitaron Toledo lugar donde entablaron amistad con Virginia Temple, madre de varios niños. Sus parientes se preocuparon cuando ella no respondía las llamadas, fueron a su casa y se encontraron con los hijos solos y asustados. Los cuerpos de Virginia y Rachelle, su hija de 9 años, fueron encontrados al poco tiempo, ambas fueron estranguladas y la investigación descubrió que la faltaba un brazalete a Virginia. La alhaja apareció en el cuerpo de Tonnie Storey en Cincinnati.
Sin embargo el rastro de sangre de Coleman no termino allí, esa misma mañana la pareja asesina entró en la casa de Frank y Dorothy Duvendack. Alton ató a la pareja con los cables de teléfonos que habían cortado, Coleman y Brown robaron el dinero y el coche de los Duvendack, también se llevaron un reloj de Dorothy. Ese mismo día la siniestra pareja se presentó en la casa del Reverendo Millard Gay y su mujer Kathryn, quienes vivían en Dayton, Ohio. Alton y Brown pasaron la noche con los Gay, El 9 de julio la pareja acompañó al religioso y al día siguiente el Reverendo dejó a Coleman y Brown en el centro de Cincinnati.
En la ciudad Alton se acercó a Tonnie Storey de 15 años, cuando ella salía de clases, uno de sus compañeros la observó hablando con Coleman. Cuando la adolescente no llegó a su casa después de clases, sus padres preocupados notificaron a la policía. Tras 8 días de búsqueda su cuerpo fue hallado en un edificio abandonado, Tonnie fue apuñalada varias veces y recibió dos disparos en la cabeza que terminaron con su vida. En la escena se encontraron varias evidencias de la presencia de Coleman, la más valiosa fue su huella digital, por suerte existía un registro de ella debido a sus anteriores delitos.
Durante este periodo Alton Coleman ya había conseguido la atención del FBI, razón por la que el 12 de julio fue añadido a la lista de los diez criminales más buscados. Motivo suficiente para que la pareja se tuviera que mover con más discreción, Coleman y Brown pronto viajaron a Norwood. Ese día la pareja se hizo pasar por clientes interesados en comprar la casa rodante de Harry y Marlene Walters. Dentro de la casa Alton golpeó a Harry en la cabeza con un candelabro, la señora Walters fue atacada mientras traía un pastel de limón a los invitados. Con los Walters inconscientes Coleman procedió a atarlos, Marlene Walters fue golpeada brutalmente 25 veces con unos alicates que desgarraron su rostro, y cabeza, después fue agredida sexualmente y finalmente la estranguló hasta la muerte.
La macabra pareja escapó en el coche de Harry, un “Plymouth Reliant” rojo. Cuando Sheri Walters llegó del trabajo por la tarde, se encontró con una pesadilla al ver a su madre muerta tras haber sido golpeada y su padre en estado comatoso, pero vivo. Sin embargo el golpe que Coleman le propino astilló un hueso del cráneo que se clavó en el cerebro ocasionándole un daño cerebral permanente, por esto Harry no recuerda todo el evento. El vehículo de los Walters apareció dos días después en Lexington, Kentucky.
El 16 de julio la pareja con la ayuda de Thomas Harris, quien fue obligado a ayudarlos para raptar a Oline Carmichael, un profesor de la Universidad de Cumberland en Wiliamsburg. La víctima fue puesta en el maletero de su coche por Coleman y Brown, quienes de inmediato viajaron de vuelta a Dayton. En julio 17 la policía encontró el vehículo de Oline con él adentro, Harris explicó que Alton amenazó con matarlo si no lo ayudaba y durante el viaje Harris logró convencer a Coleman de no matar a Carmichael.
Alton reapareció en la casa del Reverendo Millard, el religioso reconoció a Coleman por la intensa persecución que se estaba llevando a cabo. Cuando la siniestra pareja amenazó con pistolas, Millard le preguntó a Alton “¿Por qué nos quieres matar así?”, el asesino lo observó y dijo: “No te voy a matar, pero generalmente asesino allá por donde voy”. Coleman y Brown se fueron en el coche del Reverendo hacia Evanston. Al día siguiente la pareja abandonó su mnedio de desplazamiento cerca de un negocio de lavado de vehículos en Indianápolis. Para moverse rápido se acercaron a Eugene Scott de 77 años, quien fue asesinado para robarle su coche, Coleman dejó el cadáver en una zanja cerca de Zionsville. Scott fue apuñalado en repetidas ocasiones y finalmente liquidado con 4 disparos en el cráneo.
El rastro de muerte de Coleman terminó el 20 de julio en Evanston, Illinois, gracias a una llamada anónima. La captura del asesino sucedió gracias a una persona que reconoció a Alton mientras esperaba que la luz roja del semáforo cambiase. Acto seguido, esa misteriosa persona fue a una estación de servicio y notificó a la policía. La descripción y ubicación de los sospechosos sirvió para encontrarlos sentados en el parque Mason, Coleman fue detenido por dos policías y un detective. Debra Denise Brown estaba cerca de la salida, pero también fue detenida y tras ser registrada encontraron un revólver calibre 38 en su bolso. Los oficiales se dieron cuenta que la pareja se había cambiado de ropa. Alton no llevaba ningún tipo de identificación y negó ser Alton Coleman, finalmente fueron detenidos y llevados a la comisaría de policía sin mayor inconveniente.
En la comisaría la pareja fue identificada por sus huellas digitales, y tras ser revisados encontraron un cuchillo de carnicero ensangrentado en el calcetín de Coleman y un bolso con muchas camisetas y gorras que Coleman y Brown intercambiaban cada cuatro manzanas para así despistar a la policía. La pareja fue arrestada y acusada de cometer ocho asesinatos, siete violaciones, tres secuestros y más de catorce robos a mano armada.
Una semana después de que Coleman fuese arrestado, cerca de cincuenta representantes de la ley de Illinois, Wisconsin, Michigan, Indiana, Kentucky y Ohio se reunieron para decidir donde enjuiciar y ejecutar a la pareja. El estado de Ohio resultó el seleccionado, ya que en su Código Penal sí se recogía la pena de muerte.
Coleman y Brown fueron a juicio desde mayo de 1985 hasta abril de 2002, momento en el que la pareja se quedó sin apelaciones y argumentos para evitar la pena de muerte. Antes de que Alton fuera sentenciado en Waukegan, el asesino dijo: “Yo ya estoy muerto… ustedes están hablando con un hombre muerto”.
Finalmente el 26 de abril de 2002 Coleman pidió su última comida.
Ese viernes por la mañana, en la prisión “Death House”, al sur de Ohio, Alton Coleman de 46 años recitaba la oración “el señor es mi pastor” cuando recibió la primera inyección de tiopental sódico que indujo al asesino a un profundo sueño. De inmediato se le administró la inyección de bromuro de pancuronio , un relajante muscular cuya función paralizó el diafragma y los pulmones de Alton. Finalmente recibió la inyección de cloruro de potasio que detuvo el corazón de Coleman y así terminó su sangriento camino.
Por otra parte, el Gobernador de Ohio, Richard Celeste dejó su cargo en enero de 1991, pero antes revocó la pena de muerte de Debra Denise Brown, quien cumple una sentencia de por vida en la prisión para mujeres de Marysville.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEMENTES Y ASESINOS.........(RECOMENDACIONES DE PAGINAS Y BLOG)

LES RECOMIENDO LAS PAGINAS Y LOS BLOG QUE ESTAN ABAJO SON MUY BUENOS...SOLO HAY QUE HACERLE CLIC

POEMA A LA MUERTE POR PABLO NERUDA

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.

Yo veo, solo, a veces,
ataúdes a vela
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas,
con panaderos blancos como ángeles,
con niñas pensativas casadas con notarios,
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos,
el río morado,
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte,
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante

POEMA A LA MUERTE

¿Cómo llenar el vacío de esta noche?

No con lágrimas,

puesto que el exilio es voluntario,

sí con pena,

que no cabe en mi pecho el deseo.

¿Es, acaso, extraño una noche oscura?

De loco es añorar la luz ahora

y sin embargo me salgo de mí

y necesito como el adicto

la droga redentora.

Tiemblan mis labios

en tus labios ausentes,

huyes como una sombra

que no logro atrapar.

Queda mi grito en la garganta

y tu pecho cotidiano

de las manos se escapa,

tus ojos, ya cerrados,

no me hablan.

En este silencio sin tí

me pregunto:

¿Cómo llenar el vacío de esta noche?

NO SON LOS MUERTOS

No son los muertos los que en dulce calma
la paz disfrutan de su tumba fria,
muertos son los que tienen muerta el alma
y viven todavía.

No son los muertos, no los que reciben
rayos de luz en sus despojos yertos,
los que mueren con honra son los vivos,
los que viven sin honra son los muertos.

La vida no es la vida que vivimos,
la vida es el honor, es el recuerdo.
Por eso hay hombres que en el Mundo viven,
y hombres que viven en el Mundo muertos.